Publicado: 16 de Marzo de 2016

Os hacemos llegar un resumen de la entrevista que se nos hizo en una Radio de Dallas sobre el tema de la Endometriosis, tema muy vigente en Estados Unidos y por supuesto y sin excepción en España.

Investigadores del Proyecto MS MENTIUM están trabajando en la hipótesis que el origen de la Endometriosis se encuentra en la información existente en el denominado ADN “basura” del cuerpo humano.

Hablar de Endometriosis es hablar del dolor menstrual y de dolores, a veces continuos, en la vida diaria muchas mujeres en edad fértil.

Hoy tenemos, vía telefónica, al Profesor Elies Torres, especialista psicoterapeuta, que desde Tarragona, España, nos hablará sobre los estudios que su equipo está realizando con esta enfermedad, tanto en España como en la costa Este de Estados Unidos.

“La endometriosis es una enfermedad crónica y benigna que afecta a mujeres en edad reproductiva, y en la cual el endometrio, un tejido o mucosa que recubre el interior del útero y cuya función es la de alojar al cigoto cuando una mujer se queda embarazada, crece fuera del útero, principalmente en la cavidad pélvica, en las trompas de Falopio, en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino”.

¿Podemos saber de qué porcentaje de la población femenina sufre actualmente de esta enfermedad?

“Es una enfermedad tan frecuente que ni siquiera se sabe el porcentaje real de  las mujeres afectadas. Se calcula que la padecen entre 10% y el 20% de las mujeres. En Estados Unidos la sufren unos 5,5 millones de mujeres y niñas, y en España ja son más de un millón, por lo bajo.” 

Pese a ser una de las enfermedades ginecológicas más comunes en la actualidad no se sabe el origen de esta enfermedad. ¿Cuál podría ser, según su experiencia, su origen?

“Ciertamente que siendo esta enfermedad la responsable de la mitad de todos los casos de infertilidad, todavía no se ha podido constatar científicamente su origen. La comunidad científica está en la actualidad trabajando en diferentes campos para intentar descubrir su origen. El sistema inmunitario, el sistema endocrino y los agentes ambientales son algunos de ellos. Algunos investigadores a su vez suponen que esta enfermedad puede ser hereditaria, y causada por tanto, por una predisposición genética”.

Háblenos de su línea de trabajo para afrontar esta enfermedad

 “En la transmisión del ADN existe una  herencia genética que determina los rasgos físicos pero también existe una herencia genética conductual  con la cual heredamos toda una serie de informaciones de nuestros antepasados que repetimos a nivel inconsciente en nuestra vida. Esta información estaría en la que los científicos han denominado ADN "basura".

En nuestro caso y dentro del Proyecto MS MENTIUM, hemos apostado por trabajar a partir de la información que el paciente nos pueda aportar de su historial familiar, tanto a nivel físico como psíquico”.

Y una vez que lo conozcan ¿En que consiste su trabajo y que tipo de tratamiento reciben los pacientes?

“Observando la principal directriz de esta enfermedad, desde el campo conductual que tiene que ver con “CONFLICTO CON EL NIDO”, y mediante depuradas técnicas contrastadas, realizamos un trabajo muy específico para cada paciente, y nunca se repite el mismo protocolo, con la finalidad de poder soltar todos los factores que hacen que el cuerpo genere el tejido endometrial fuera de su lugar de origen.”

Para alguien interesado en poderles consultar, ¿A dónde se han de dirigir?

“En la actualidad estamos realizando tratamientos para nuestros pacientes en nuestros centros en Tarragona (España) y en Rockwall (USA), y  los interesados pueden contactar con nosotros en nuestros teléfonos de contacto donde recibirán más información sobre el tema”.

Para terminar, una última pregunta. ¿Podemos decir que la Endometriosis ya tiene cura?

“Como en todo, todo es relativo. No somos los únicos que estamos trabajando en encontrar la solución definitiva a esta enfermedad, que a hora por a hora es crónica y no se cura. Por nuestra parte sí que les puede asegurar, y así nos lo confirman nuestros pacientes, es que estamos consiguiendo en muchos de los casos significativas mejorías que ayudan a mitigar el dolor que produce este desequilibrio. Creo sinceramente que con el tiempo y nuestra mayor experiencia, o así me gustaría creerlo, va a permitir conseguir mejorar la vida cotidiana de estas mujeres”.

Muchas gracias por su tiempo.