Publicado: 21 de Julio de 2015


Esta próxima temporada, y después de unos largos meses de investigación y experimentación con muy buenos resultados con nuestro método MS,  nos iremos especializando con dos de las más importantes enfermedades del sistema nervioso de hoy en día, la Esclerosis Múltiple y la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica).

De la Esclerosis múltiple hemos de decir que es una de las enfermedades más frecuentes en el sistema nervioso central. Se caracteriza por la parición de focos desmielinización en la sustancia blanca del sistema nervioso central que por lo general comienzan por el nervio óptico, la médula espinal o el cerebelo. Las vainas de mielina degeneran y la mielina es eliminada, lo que conduce a la proliferación de astrocitos y a la formación de una cicatriz gliótica. A medida que se produce la desmielinización se dificulta la conducción de los impulsos nerviosos en los axones. La elevación de la temperatura acorta la duración del potencial de acción; uno de los primeros síntomas de la Esclerosis Múltiple es que los síntomas pueden mejorar con el enfriamiento y empeorar con un baño caliente. La mayoría de los casos ocurre entre los 20 y los 40 años. No se conoce la causa pero se cree que se trata de un interjuego entre una infección viral y la respuesta inmune del huésped.

De la Esclerosis lateral amiotrófica (abreviadamente, ELA) hemos de decir que es una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular. Se origina cuando unas células del sistema nervioso, las llamadas neuronas motoras, disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, provocando una parálisis muscular progresiva de pronóstico mortal: en sus etapas avanzadas los pacientes sufren una parálisis total que se acompaña de una exaltación de los reflejos tendinosos (resultado de la pérdida de los controles musculares inhibitorios).

En estos momentos y con nuestra experiencia podemos certificar grandes mejoras en los casos de la esclerosis múltiple gracias a nuestro método holístico, bajo el nombre de MS, que trabaja desde los diferentes planos físicos y no físicos del cuerpo hasta conseguir desbloquear el sistema y recuperarlo. En cuanto a la ELA, aún sin resultados satisfactorios, pero estando muy cerca de empezar a conseguirlos, hemos desarrollado un protocolo muy potente para ralentizar la degeneración y que en estos próximos dos años, y así es nuestro objetivo, nos va a sorprender gratamente.

Si alguno de los lectores tiene o conoce familiares o amigos que sufren esta “agónica” ELA, podéis contactar con nosotros para realizarles un primer seguimiento comparativo, que nos va a ser de mucha ayuda para nuestro trabajo diario con esta enfermedad que sin duda tiene todos los números de convertirse en la “Enfermedad Estrella del S.XXI”.